:: Inicio :: Quienes Somos :: Pasajes on-line :: Hoteles :: Renta Car :: El Tiempo :: SPA y Estancias :: Espectáculos :: Asistencia
 

 

 

 

 

Buenos Aires
> Ciudad de Buenos Aires
> Tandil
> Sierra de la Ventana
> Tigre - Buenos Aires
Patagonia
> Bariloche
> San Martín de los Andes
> Villa La Angostura
> Puerto Madryn
> Esquel
> El Calafate
> Ushuaia
Costa Atlántica
> Mar del Plata
> Pinamar
> Cariló
> Monte Hermoso
> Mar de las Pampas
> Necochea
> Las Grutas
Norte Argentino
> Ciudad de Salta
> Cafayate
> San Miguel de Tucuman
> San Salvador de Jujuy
> Tafi del Valle
> Catamarca Capital
Córdoba
> Ciudad de Córdoba
> Villa Carlos Paz
> Mina Clavero
> Villa General Belgrano
Cuyo
> Ciudad de Mendoza
> San Rafael Mendoza
> Merlo - San Luis
> San Juan Capital
> La Rioja Capital
Litoral
> Termas de Colón
> Rosario - Santa Fe
> Cataratas del Iguzú
 
 

El Calafate - Provincia de Santa Cruz

El Calafate se ha convertido en los últimos años en uno de los destinos turísticos más importantes de la Argentina, y con justa razón. Conocido como la Capital nacional de los glaciares, es uno de los destinos de la Patagonia Argentina con clara proyección internacional.
La localidad de El Calafate se encuentra a las orillas del Lago Argentino, el mayor lago sobre suelo argentino, a solo 320 km de la capital de la Santa Cruz. Es el punto de partida para acceder al Parque Nacional Los Glaciares, el cual fue declarado por la UNESCO Patrimonio Natural de la Humanidad en 1981. El mismo alberga cerca de 350 glaciares, de entre los cuales el más renombrado es el Glaciar Perito Moreno, seguido muy de cerca por otros colosos como el Upsala, el Viedma, el Spegazzini y el Onelli.

El origen de la localidad está relacionado con la producción ovino ganadera. En los comienzos del siglo XX, aventureros comerciantes transitaban en carreta las huellas que unían la cordillera con la costa, utilizando para ello un sistema de postas. Una de ellas se encontraba al margen del arroyo Calafate y años después se convertiría en uno de los destinos turísticos preferidos de los amantes de la naturaleza.
La denominación de “El Calafate” es una referencia a un arbusto espinoso típico del sur de la Patagonia Argentina (Berberis buxifolia), de flores amarillas en primavera y frutos morados en verano.

Con el transcurso de los años la villa turística se ha ido desarrollando y actualmente, además de las tradicionales visitas a pasarelas para disfrutar del Glaciar Perito Moreno y de las navegaciones para acceder a los tesoros del Parque Nacional, se han incorporado una gran cantidad de actividades que engrosan la oferta de experiencias que pueden ser disfrutadas por los turistas. La oferta ahora también incluye el excitante ascenso a cerros en travesías 4x4, visitas a las estancias y puntos de interés arqueológico, cabalgatas en paisajes de ensueño y una creciente cantidad de museos y centros de interpretación. Además, El Calafate cuenta con un centro comercial muy atractivo, una oferta gastronómica variada y de alta calidad y una reserva urbana (Reserva Municipal de Avifauna Laguna Nimes) a pocos metros del centro de la localidad.


El Calafate Hoy

Lejos de leyendas tehuelches e historias de exploradores y colonos, la localidad de El Calafate es hoy por hoy uno de los símbolos turísticos de la provincia. Con más de 75 años de vida, esta villa de 6439 habitantes promete belleza y confort a todos sus visitantes. ¡Y vaya si lo cumple! Los 152.700 turistas que la recorren anualmente pueden dar cuenta de ello. Ubicada en un valle, al pie del cerro que lleva su mismo nombre y rodeada de pequeñas formaciones que tienen una altura promedio de 950 metros , la “Capital de los Glaciares” es un núcleo urbano que respira paz y armonía. Completan esta postal de paisaje bucólico el infinito lago Argentino que yace a sus pies, frío, sereno y paciente.

La infraestructura receptiva es amplia y para diferentes necesidades. Actualmente, la villa tiene un total de 2856 plazas, aunque la inversión y desarrollo es constante y las alternativas se amplían en todo momento. Desde albergues y hospedajes, hasta hoteles cuatro estrellas, pasando por hosterías, cabañas, campings y estancias, todas las opciones están perfectamente preparadas y dispuestas para recibir al turista y satisfacer todos sus gustos. Respetando el entorno que lo rodea, el paisaje urbano, lejos de interferir con la belleza natural del lugar, la acrecienta. Las edificaciones son bajas y es común que las casas tengan amplios y pintorescos jardines en los que abundan una gran variedad de flores, arbustos y árboles. En época estival, recorrer las principales calles de la villa contemplando los rosales en flor de los jardines es un espectáculo digno de ser apreciado.

Por su parte, en invierno todo suele teñirse de blanco aportando un atractivo singular a la vista. En esta época la laguna Nimes y la bahía Redonda del lago Argentino (ubicada en las afueras de la villa) se congelan para deleite de vecinos y turistas, que utilizan las sólidas aguas para patinar o andar con trineos al aire libre, disfrutando de un marco poco usual para la práctica de estos deportes. Hasta el clima acompaña con bondad este entorno de ensueño. Al estar ubicada casi en la frontera de la estepa patagónica, su clima es frío y seco, con temperaturas promedio que van desde los 18,6º C de máxima y una media mínima de 1,8º C.

Paisajes, infraestructura, buen clima; todo se conjuga para que la estadía de los visitantes en la villa sea placentera. No importa el objetivo que el turista persiga en estas tierras, las opciones son infinitas y cada una tiene un particular atractivo. Recorrer el Parque Nacional, navegar por el lago Argentino y acercarse a la imponente pared de hielo de los diferentes glaciares. Partir en una cabalgata por el bosque, recorrer alguna de las estancias aledañas y comer un típico cordero al palo o una trucha recién pescada. Caminar por las calles de la villa en un paseo de compras relajado, en la búsqueda de regalos y recuerdos. Salir de noche para terminar el día en alguno de los locales gastronómicos, discotecas y pubs del lugar. O simplemente buscar un punto apartado con vista al lago para sentarse a respirar el aire limpio y penetrante, a pensar únicamente en la inmensidad que lo rodea. Todas las alternativas plantean una ecuación única: convivir con la naturaleza en su estado más puro y real, con el confort y la calidez necesaria para pasarla bien.

Dulce y colorida, como el fruto que le da su nombre, El Calafate es la puerta acceso a las maravillas que la provincia tiene para ofrecer en la Comarca Austral. Sólo alcanza con llegar para sentirse en un lugar distinto.

 


Lagos y Glaciares

En Santa Cruz el turista nunca dejará de sorprenderse con la belleza que el agua, en cualquiera de sus estados, puede darle al paisaje. Como en un calidoscopio en escala natural, la más impresionante gama de azules y blancos se conjuga en los lagos y glaciares de la provincia. Una exhibición que la naturaleza sólo da en esta parte del planeta.

Lagos: Emplazados en el extremo oeste de la provincia a lo largo de toda su extensión vertical, Santa Cruz alberga una serie de lagos que conforman un espectáculo incomparable. Entre ellos se destacan el Buenos Aires y el Argentino, los dos espejos de agua más grandes del país. Las escondidas lagunas Capri , Torre y de los Tres , o el lago del Desierto invitan a descubrir diferentes vistas del circo granítico que conforman los cerros Fitz Roy/Chalten y Torre . Los lagos Viedma y San Martín impresionan por el celeste casi fluorescente de sus aguas. Completan este itinerario de destinos lacustres, lagos como el Belgrano , el Posadas o el Pueyrredón que, aunque más pequeños en su superficie, no dejan de impresionar por su entorno mágico.

Glaciares: En el extremo sudoeste de la provincia se ubica el Parque Nacional los Glaciares , que alberga en su interior buena parte del gran Campo de Hielo Patagónico (la tercera concentración de hielo después de los polos). Aquí nacen una serie de glaciares que por sus características son únicos en el mundo. Los glaciares Perito Moreno, Upsala, Spegazzini , entre otros, descienden de los cerros circundantes como ríos de hielo, para morir en el lago Argentino, conformando una espectáculo indescriptible, que ya se ha convertido en marca registrada de la región. En total, son más de 350 glaciares los que hay en el Parque, muchos de los cuales pueden ser vistos y fotografiados desde pasarelas o en excursiones que colocan al turista a metros de las imponentes paredes de hielo. En algunos, como el Torre , el Viedma o el Moreno , se puede hacer trekking y vivir la experiencia única de caminar por el gélido piso.

 

     
Turismo Sentidos © 2011 Todos los derechos reservados. Desarrollado por InterWebSite de Argentina.