Bariloche, Neuquén, Argentina

Última actualización: by turanbo

San Carlos de Bariloche – Provincia de Neuquén

El nombre de la ciudad, mezcla del paso cordillerano hallado por un jesuita al sur del Cerro Tronador, Vuriloche, y del nombre del comerciante alemán que construyó la primera casa en 1895, Don Carlos Wiederhold, que por error trascendió como San Carlos; por una equivocación de imprenta de fines del siglo XIX se cambió el vocablo indígena por Bariloche”. El 3 de mayo de 1902, por medio de un decreto presidencial, se da carácter oficial de fundación al asentamiento que lleva el nombre de San Carlos De Bariloche.

Ubicación

Sobre la margen sur del Lago Nahuel Huapi, rodeada por el bellísimo Parque homónimo, a unos 41º Latitud Sur ya 770 mts sobre el nivel del mar, se ubica San Carlos de Bariloche, ciudad de montaña cuya trayectoria, desarrollo y singulares atractivos la han convertido en la puerta de entrada a la Patagonia Argentina.

El espacio urbano se extiende desde el este, en un paisaje imponente que varía, en una franja de unos pocos kilómetros desde el característico paisaje de estepa patagónica en una línea casi sin transición hacia el del bosque húmedo de la cordillera andina que emerge majestuosa sobre el oeste.

Contando con una amplia diversidad de oferta y servicios, la ciudad recibe anualmente más de 800.000 viajeros, transformándose el turismo en la principal actividad económica local, siendo además un importante polo de desarrollo científico y tecnológico a nivel nacional e internacional.

Clima

El clima pertenece a la franja de frío continental con estación seca. Las temperaturas y precipitaciones no son uniformes en el área ocupada pro el Parque Nacional. Una importante variación de las lluvias se produce de Oeste a Este, entre el límite con Chile y el Río Limay respectivamente. Por su parte, las temperaturas disminuyen marcadamente desde las laderas bajas hacia la cumbre de los Cerros. Estas variaciones climáticas a las que se suman diferencias en cuanto a suelos, relieves y geomorfología y dan por resultado importantes cambios en la vegetación y fauna.

En verano los días son cálidos y soleados, con noches frescas, escasas lluvias y vientos predominantes del sudoeste. Por la latitud en que se encuentra esta ciudad, la luz del día se prolonga hasta cerca de las 22hs. La temperatura promedio es de 18º C. con máximas de 29ºC y mínimas de 9ºC.

En otoño los días son frescos – templados con noches frías. La temperatura oscila entre los 4ºC y los 13ºC. En esta época predominan las lluvias.

En invierno los días son muy fríos con abundantes precipitaciones niveas. Las temperaturas oscilan entre 8ºC y -10ºC.

En primavera hay días frescos que comienzan a alargarse y a elevar paulatinamente la temperatura, disminuyendo lentamente el caudal de precipitaciones. Las noches son frías, manteniendo durante el día temperaturas que oscilan entre los 7ºC y los 20ºC hacia el final de la temporada.

Explorar Bariloche

Desde lo más alto, despegando en un parapente biplaza o en planeador, es posible sobrevolar las grandes montañas y descubrir la inmensurable estepa junto a los majestuosos lagos y sentir la sensación de volar como un cóndor con el sonido del viento como única compañía. También, volar más bajo entre los centenarios coihues del cerro López o deslizarse por el bosque nativo con la increíble experiencia del canopy, ideal para disfrutar con toda la familia. Los lagos y ríos se abren para su exploración. Una excelente posibilidad es navegar en kayak de travesía descubriendo lugares inhóspitos e increíbles por su belleza. Siempre guiados por expertos, también podrán descubrir los ríos patagónicos, navegar por aguas cristalina en kayak de río o en balsas de rafting para disfrutar de los rápidos, entre otras alternativas. En verano se realizan torneos de Kite Surf y Wind Surf, que se pueden disfrutar observando la destreza de los participantes, aunque también existe la chance de hacer los primeros pasos en las escuelas especializadas. Las condiciones naturales y climáticas hacen del lago Nahuel Huapi uno de los escenarios más propicios para el desarrollo de estas actividades (también para navegar en veleros o bucear). La pesca (embarcada o de vadeo) es una de las mejores formas de explorar sintiéndose parte de la naturaleza. El Parque Nacional Nahuel Huapi expandirá sus sentidos y dejará que el viajero disfrute de la sensación más profunda y significativa: tocar con sus manos la vida misma de sus aguas. Las montañas están allí, esperando ser exploradas.

Cada año los cerros se transforman en verdaderos parques de naturaleza. Los visitantes cuentan con la posibilidad de conocer, en apasionantes travesías, los más variados y reconocidos refugios de montaña, practicando disciplinas como el trekking, la escalada, el esquí de travesía o el mountain bike. También conocer, en cabalgatas guiadas, zonas de una belleza incomparable.